sábado, 31 de mayo de 2008

Carcabuey Power


Todos los años por estas fechas en Carcabuey se ponen manos a la obra y rellenan sus calles de colores por la fiesta del Corpus. Aunque sea una fiesta religiosa eso no implica nada. Da igual que seas albañil, ateo, buzo o pensionista porque la idea global es colorear Carcabuey.
Este pueblo siempre me ha despertado asombro. Bien por su valentía, por su capacidad para crear, por su aparente
tranquilidad que esconde un bullicio permanente, bien por sus excelentes molletes o por los numerosos primos que albergo allí.
Es un poco como la aldea rebelde de Asterix en las Galias Subbéticas. Ni sus vecinos pueblos (más clasistas) de Priego y Cabra consiguen hacerle sombra. Por eso ahora viendo sus calles llenas de colorines pop, es cuando está totalmente metida en un cuento.
Cuando de pequeño corría calle abajo, las cuatro esquinas, con mi mollete en la mano izquierda y mi chocolate en la derecha ya notaba yo que mi espiritu salvaje iba a echar allí buenos ratos.

1 comentario:

Juanan Ruiz dijo...

Hola gurripato he llegado al blog por un enlace que me ha envíado Marga, la verdad es que empieza con muy bien pié. Yo ya me apunto para la agenda el ir el año que viene a ver esa maravilla de corpus en Carcabuey y a probar esos molletes, vaya pinta que tienen los joíos. Bueno un abrazo y arriba ese blog.